• Hable con un experto  

    • Colombia:
      +57 (4) 444 74 17 
      Línea Gratuita:
       01 8000 417 417
    • Costa Rica:
      +506 4000 21 85

Los precios de la vivienda y los costos de los créditos hipotecarios tienen a muchos echando números para saber si es mejor comprar o vivir en arriendo. Debate.

vivienda

En 1997, el estadounidense de origen japonés Robert Kiyosaki publicó el libro Padre rico, padre pobre, que en poco tiempo se convirtió en best-seller. Su principal propuesta consiste en alcanzar la “libertad financiera”, distinguiendo bien entre pasivos y activos y, para sorpresa de muchos, aseguró que la viviendaen la que una persona habita no es un activo.


Su argumento es que un activo es solo lo que pone dinero en el bolsillo, por ende, todo lo que extraiga dinero o implique gasto es un pasivo. Así las cosas, para Kiyosaki una casa es un pasivo, pues tiene gastos periódicos en servicios, administración, mantenimiento, impuestos, hipoteca, etc.


Esta idea, por su puesto, generó polémica, pues tener casa propia no es solo un tema económico, sino también sicológico, dado que así sea con una costosa deuda, ser propietario da tranquilidad mental, una sensación que, literalmente, no tiene precio.


Si bien Kiyosaki posteriormente aclaró que no está en contra de la compra de vivienda, insistió en que se le debe calificar como pasivo y no como activo; pero más allá del debate, lo cierto es que la disyuntiva entre ser propietario o inquilino está hoy más viva que nunca. No solo porque hay una nueva generación de personas con capacidad para comprar casa, pero que no les interesa (milenials), sino porque los precios de las viviendas han subido mucho y quienes sí quieren comprar deben hacer grandes esfuerzos de ahorro para lograrlo.

 

Es claro que en mercados desarrollados como Estados Unidos, donde las viviendas son costosas pero los créditos son baratos (tasas de 2% anual, frente a los 11,3% de Colombia) muchas personas se enfrentan a este dilema, pues el valor de los arriendos y de las cuotas hipotecarias es similar. Acá, por el contrario, el valor del alquiler ha sido históricamente más barato y la gran mayoría (4,9 millones de hogares) vive en arriendo no por gusto, sino porque simplemente no tiene la capacidad de ahorro para completar la cuota inicial que les permita convertirse en propietarios.

 


También es cierto que con los programas de subsidios que ha venido desarrollando el Gobierno la dificultad de la cuota inicial se ha subsanado para muchos hogares de estratos socioeconómicos bajos, que además se benefician con un alivio en la tasa de interés de sus créditos hipotecarios.


Igualmente, la clase media que aspira a comprar viviendas con un valor entre 135 y 435 salarios mínimos legales (entre $99,5 millones y $321 millones) puede obtener un beneficio de 2,5 puntos porcentuales de tasa de interés, lo que implica que, en vez de pagar 11,3%, pagan 8,8%. Eso vuelve la cuota mensual muy similar o incluso inferior al arriendo.


¿Y los demás?


La decisión entre ser propietario o inquilino toma relevancia, entonces, entre las personas que aspiran a comprar una vivienda de más de $321 millones, lo que no necesariamente implica un inmueble lujoso ni de gran tamaño por lo mucho que se han encarecido los apartamentos y las casas, en especial en Bogotá.


Ventajas de cada opción


De ser propietario

  1. Movilidad social. La vivienda propia y la educación superior son las dos mayores conquistas de la movilidad social en las economías en vía de desarrollo.
  2. Es patrimonio. La vivienda se convierte en patrimonio, que puede ser utilizado como soporte financiero para futuras inversiones. Así mismo, se pueden obtener ganancias por la valorización.
  3. Da bienestar. Ser propietario tiene un valor emocional invaluable, la alegría y sensación de éxito que da adquirir vivienda es muy grande, le aporta bienestar y mayor sentido de pertenencia a la familia.


De ser inquilino

  1. Sin ahorros. No se requiere hacer el esfuerzo de ahorrar la cuota inicial, ni comprometer ingresos futuros.
  2. Flexibilidad. Se pueden encontrar inmuebles de acuerdo a las necesidades inmediatas, como la cercanía al trabajo.
  3. Menos gastos. No se debe pagar predial, ni reparaciones locativas. Se puede cambiar fácil de casa.

Puede interesarle: Nuevos beneficios para compra de vivienda de hasta $320,9 millones

indice vivienda

Noticia Sacada de: 

http://www.dinero.com/edicion-impresa/pais/articulo/es-mejor-la-vivienda-propia-o-en-arriendo/250414

Con Arrendasoft un usuario no encuentra una propiedad que satisfaga sus necesidades, puede ingresar un requerimiento y el sistema monitoreará permanentemente las nuevas Propiedades y le avisarán en caso de que sea ingresada una propiedad acorde a sus necesidades.

Qué esperas?! Pruébalo Gratis!

Los precios de la vivienda y los costos de los créditos hipotecarios tienen a muchos echando números para saber si es mejor comprar o vivir en arriendo. Debate.

vivienda

En 1997, el estadounidense de origen japonés Robert Kiyosaki publicó el libro Padre rico, padre pobre, que en poco tiempo se convirtió en best-seller. Su principal propuesta consiste en alcanzar la “libertad financiera”, distinguiendo bien entre pasivos y activos y, para sorpresa de muchos, aseguró que la viviendaen la que una persona habita no es un activo.


Su argumento es que un activo es solo lo que pone dinero en el bolsillo, por ende, todo lo que extraiga dinero o implique gasto es un pasivo. Así las cosas, para Kiyosaki una casa es un pasivo, pues tiene gastos periódicos en servicios, administración, mantenimiento, impuestos, hipoteca, etc.


Esta idea, por su puesto, generó polémica, pues tener casa propia no es solo un tema económico, sino también sicológico, dado que así sea con una costosa deuda, ser propietario da tranquilidad mental, una sensación que, literalmente, no tiene precio.


Si bien Kiyosaki posteriormente aclaró que no está en contra de la compra de vivienda, insistió en que se le debe calificar como pasivo y no como activo; pero más allá del debate, lo cierto es que la disyuntiva entre ser propietario o inquilino está hoy más viva que nunca. No solo porque hay una nueva generación de personas con capacidad para comprar casa, pero que no les interesa (milenials), sino porque los precios de las viviendas han subido mucho y quienes sí quieren comprar deben hacer grandes esfuerzos de ahorro para lograrlo.

 

Es claro que en mercados desarrollados como Estados Unidos, donde las viviendas son costosas pero los créditos son baratos (tasas de 2% anual, frente a los 11,3% de Colombia) muchas personas se enfrentan a este dilema, pues el valor de los arriendos y de las cuotas hipotecarias es similar. Acá, por el contrario, el valor del alquiler ha sido históricamente más barato y la gran mayoría (4,9 millones de hogares) vive en arriendo no por gusto, sino porque simplemente no tiene la capacidad de ahorro para completar la cuota inicial que les permita convertirse en propietarios.

 


También es cierto que con los programas de subsidios que ha venido desarrollando el Gobierno la dificultad de la cuota inicial se ha subsanado para muchos hogares de estratos socioeconómicos bajos, que además se benefician con un alivio en la tasa de interés de sus créditos hipotecarios.


Igualmente, la clase media que aspira a comprar viviendas con un valor entre 135 y 435 salarios mínimos legales (entre $99,5 millones y $321 millones) puede obtener un beneficio de 2,5 puntos porcentuales de tasa de interés, lo que implica que, en vez de pagar 11,3%, pagan 8,8%. Eso vuelve la cuota mensual muy similar o incluso inferior al arriendo.


¿Y los demás?


La decisión entre ser propietario o inquilino toma relevancia, entonces, entre las personas que aspiran a comprar una vivienda de más de $321 millones, lo que no necesariamente implica un inmueble lujoso ni de gran tamaño por lo mucho que se han encarecido los apartamentos y las casas, en especial en Bogotá.


Ventajas de cada opción


De ser propietario

  1. Movilidad social. La vivienda propia y la educación superior son las dos mayores conquistas de la movilidad social en las economías en vía de desarrollo.
  2. Es patrimonio. La vivienda se convierte en patrimonio, que puede ser utilizado como soporte financiero para futuras inversiones. Así mismo, se pueden obtener ganancias por la valorización.
  3. Da bienestar. Ser propietario tiene un valor emocional invaluable, la alegría y sensación de éxito que da adquirir vivienda es muy grande, le aporta bienestar y mayor sentido de pertenencia a la familia.


De ser inquilino

  1. Sin ahorros. No se requiere hacer el esfuerzo de ahorrar la cuota inicial, ni comprometer ingresos futuros.
  2. Flexibilidad. Se pueden encontrar inmuebles de acuerdo a las necesidades inmediatas, como la cercanía al trabajo.
  3. Menos gastos. No se debe pagar predial, ni reparaciones locativas. Se puede cambiar fácil de casa.

Puede interesarle: Nuevos beneficios para compra de vivienda de hasta $320,9 millones

indice vivienda

Noticia Sacada de: 

http://www.dinero.com/edicion-impresa/pais/articulo/es-mejor-la-vivienda-propia-o-en-arriendo/250414

Con Arrendasoft un usuario no encuentra una propiedad que satisfaga sus necesidades, puede ingresar un requerimiento y el sistema monitoreará permanentemente las nuevas Propiedades y le avisarán en caso de que sea ingresada una propiedad acorde a sus necesidades.

Qué esperas?! Pruébalo Gratis!

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar